Yo conocí a la Patri soñadora. ¿Crees que ella sabía lo que quería? Tenía 20 años, como tú, y estaba tan perdida o más. Como tú, como yo, como tod@s lo hemos estado más de una vez.

Ella no pensó; “Voy a ser una de las mejores jugadoras de Rugby del Mundo”.

Ella tampoco sabía qué hacer con su futuro. Recuerdo que escribía frases motivadoras y las colgaba por las paredes de casa… Ella también buscaba respuestas, también buscaba un rumbo. Pero no le apareció una respuesta divina, no encontró una solución ni camino rápido. Estoy segura de que en su cabeza las dudas y la incertidumbre también le quitaron el sueño más de una noche. Pero al final, y no sin esfuerzo y valentía, tomó la decisión de apostar por su pasión. Y no fue un camino fácil, ni de éxitos asegurados.

patri-dibuYo la vi subir antes a los entrenos e irse después. Yo la vi patear y patear, y recoger los balones y empezar de nuevo.  Yo la vi sentarse en el banquillo, mientras miraba atenta aprendiendo de las veteranas. Y la vi salir al campo, frenética, ilusionada, feliz…

Fue un camino largo, duro de labrar. Fue una decisión que tomó cada día. La decisión de levantarse cada mañana  y dedicarle tiempo y energía a esa locura que se apoderaba de ella.

“No vivirás del Rugby”, le dirían. “¿Cómo vas a ganarte la vida?”

Pero en lo más profundo, ella sabía que la vida no hay que ganársela a costa de sacrificar tus propios sueños, sino que hay que sacrificarse por perseguirlos.

El primer paso para lograr lo que te hace feliz en la vida es atreverse, es arriesgarse.

Es preguntarse a un@ mism@ ¿Qué haría si no importase el dinero? … Y esa será siempre la respuesta correcta.

¿Crees que Patricia García sabía quien sería hoy en día? Te aseguro que no, porque yo la conocía y la conozco bien.

Ella no pensó en construir un imperio, ella se dedicó con entusiasmo a colocar cada ladrillo. Puso todo su corazón en cada paso. Y ahora puede levantar la vista y contemplar lo que su esfuerzo ha logrado.

No te centres en labrarte un futuro estable, sólo piensa en qué te hace feliz, y ve a por ello. Sé la mejor en eso. Sin importar lo descabellado que parezca. Si te dedicas a ello con pasión, un día…Todo cobrará sentido.

Sé una soñadora, porque para lograrlo, primero hay que soñarlo.