para encontrarse hay que prederse