Late cada segundo

 

Que las manecillas del reloj marquen el flujo de tus impulsos. Implacables, imparables… Pues nada frena al tiempo, y nada debe frenarte.

Sigue latiendo, soñando y persiguiendo con esfuerzo tus deseos. Deléitate en cada movimiento. Siente con fuerza, pues el tiempo no regresa. Disfruta del camino hacia la meta, cuando llegues mirarás atrás y añorarás lo que hoy proyectas.

Asume los riesgos con pasión. Sigue tus instintos con tesón. Si eres fiel a ti mism@, el tiempo te dará la razón.

Mientras tanto late. Pon sentimiento en cada palabra, en cada mirada. Pues lo que ofreces recibes de una u otra forma.

Llena tu tiempo de sonrisas y regala buenas intenciones incluso a quien no conoces. Cada segundo es una nueva oportunidad, comparte lo mejor de ti en cada momento. Esto te hará crecer por dentro, y la felicidad te invadirá sin mesura.

Agradece cada minuto y sonríe a la vida.

Late con pasión tus días.